Un despertar brusco

Un despertar brusco

 

 

La justicia ha ingresado en su laberinto sola

ha mostrado sus patitas manchadas

hemos observado el reguero de mierda

nos ha abierto los ojos de una bofetada,

venía de preguntar lo que hacía

si con el poder de las sombras se metía,

se recusó con la cara al sol bien dura,

y como una ráfaga de luz, la verdad

se mostró envuelta en sombra,

nos cosió las virutitas de las dudas.

Anuncios

Para aquellos que nos destruyen y vuelven.

Para aquellos que nos destruyen y vuelven.

 

 

No se repararon

cuarenta años de horrores

en cuarenta años de errores,

o viceversa, al contrario,

se dejaron reservar

y dejar nuestra libertad

al albedrío de la historia,

como miremos unos segundos

a otro lado no la arrebatarán,

alimañas,  malas personas,

nos saludad con su mirada altiva

escudriñando nuestras debilidades

para cuando puedan robarnos

la pasión y el deseo,

la alegría y los derechos.

 

Humanos somos todos,

para ellos  humano

es su molde, aquello

de pisotear a la mujer

al diferente, al extranjero

a otra piel, a otra idea,

aluden a la libertad para predicar

sus mordiscos, su odio

para rompernos la sangre

derramar nuestros huesos

diluir cualquier avance

entre su sucia risa de hiena.

 

 

 

 

 

 

El abuso se produce hacia un objeto. A una mujer, a un ser humano, se le viola…

 

Las manos sobre su abatido cuerpo,

manos de piedras,

las manos sobre todas,

cuerpos de ogros

basura humana

vaciada en cinco óxidos

ejemplos violentos

del patriarcado humano,

seguimos ciegos

mudos, atónitos

como la justicia

que tira de este carro,

el abuso se produce hacia un objeto

o sobre un concepto,

¡personas!, no habría que explicarlo

personas todas, cuyo cuerpo

es su derecho, su reino,

¿código penal u hombres,

dónde estuvo la diferencia?,

la justicia no es ciega

se ha refocilado con las imágenes

del sufrimiento

y le ha dado la vuelta

perpetuando a la mujer

en el objeto deseado y usado,

y a las cinco deposiciones

las ha tratado como víctimas,

víctimas del deseo

de su ímpetu animal,

y al objeto, ¡culpable!

de haberse dejado

de ser apetecible

de al fin y al cabo ser mujer.

 

 

 

Ya no es que tengan la cara dura, es que son inmunes al rubor y se comen con patatas la vergüenza. (Era verde y se la comió el burro).

Ya no es que tengan la cara dura, es que son inmunes al rubor y se comen con patatas la vergüenza. (Era verde y se la comió el burro).

 

 

Se me cansa el cuerpo de enfadarme

no es cuestión de ideologías,

habitamos un país que vive de espaldas

que siente natural embaucar

cometer delitos,

practicando el deporte nacional:

La trepa, o asalto  sin méritos

a la poltrona, también llamado

enchufe trifásico de dos mil voltios. (Y me quedo corto)

 

La lástima es que no haya olimpiadas

que  admitan estas categorías,

nos situaríamos a la cabeza

de los países desarrollados,

y en un buen puesto

en los que están en vías de desarrollo.

 

No tengo el cuerpo para rimar

ni sentarme a recapacitar

los sentimientos que me producen,

es tan grande el dolor moral

la vergüenza ajena, que sólo

me dan los pies para correr

y la imaginación para secarse,

soy un organismo

asesinado por la realidad.

No me duele España

me duele este país lleno de países,

me duelen las bajezas de costumbres,

me duele lo que se ha hecho siempre.

 

Viva la Cultura, y que nos salve

de la humillación de sentirnos parte

y masa de esta tierra tan proclive

a realizarse el harakiri.

 

Feminismo

Feminismo

 

                 Los Vargas Llosa, los Pérez Reverte, los Vilas Matas…, escriben desde sus púlpitos que el feminismo, el que llaman radical (dentro de todos los movimientos hay gente que piensa que los objetivos se deben alcanzar de diferente manera), es lo peor que le está aconteciendo al alma humana, o como ellos dirían al alma del hombre. Que su onda expansiva pidiendo igualdad acabará con la literatura. Es decir, que para que la literatura exista debe proseguir la desigualdad en todos los campos y por consiguiente en este también. No pierden ninguna oportunidad de  repetir que el feminismo es muy malo, se les olvida en que sociedad vivimos, hoy mismo han arrestado a un grupo de hombres que violaron grupalmente a una menor, ayer un hombre mató a sus dos hijos y se suicidó por venganza a una mujer que lo iba a dejar, y no podía permitir eso, no acabaría nunca de enumerar casos. Además la pornografía, la prostitución que cosifican a la mujer hasta los límites más abyectos, millones de hombres en todo el mundo son consumidores y mantenedores de un comercio de mujeres, del que los gobiernos miran hacia otro lado, etc. etc. Y estos hombres son capaces de escribir allí arriba donde se encuentren que las mujeres y su lucha que es la de todos, o eso debería ser, pues una sociedad más justa es más vivible, destruirá las bases de su civilización de machirulos. Que si se critica a la Lolita de Navokov, criticas a la literatura y quieres destruirla, puede ser una gran obra pero narra un hecho lamentable que se puede criticar o alabar, así avanzan las sociedades. La literatura, señores míos, afortunadamente es más grande e importante que ustedes y se mantendrá, la mantendremos viva, y hablaremos, hablarán de los temas que quieran, que quiera, y estarán, estaremos a merced de las críticas, y no por ello se destruirá el mundo. De esta manera, cuestionando lo establecido, esperemos avanzar en la igualdad, sí, eso es lo que significa feminismo, eso que a ustedes les asusta.

Tortura

Tortura

 

 

Sobrenombre disfunción en la palabra

que se ablanda cuando se razona

y en la espalda un rubor salpullido

que desflora la concepción del grito,

aquella imagen del trozo

suspendido y muerto

como una magdalena desdicha

por el café, supuso

comentarios atroces, y luengas

explicaciones, repuso

a los pistoleros en su puestos de vigías

y entretuvo al burgo

para que el disgusto

no se convirtiese en pensamiento,

y sigue allí, en aquel antro

de horror, superior a la muerte

en el que esperar al juicio concluyente

a que se ejecute por ser inocente

a salir en bandejas de forexpan

a ser enganchado, colgado

en exposición de género macabra,

nuestra boca morderá sus estremecimientos

nuestra garganta tragará su tortura.

 

A las porteadoras (esclavitud).

A las porteadoras (esclavitud).

Mujeres en el patriarcado espanto de la frontera

acarreando artículos engendrados de ignominia,

todas venidas del maltrato, arrojadas contra las épocas,

resisten  bártulos, soportan golpes, se destrozan las vertebras

por chasis vacíos de esta sociedad cruel y violenta,

 

no se nos cae la cara de vergüenza

y a los que pueden hacer algo

llámense políticos, esos seres ciegos,

como topos peleándose por gusanos,

 

esta misma noche esperan en la frontera

mañana seguirá ocurriendo lo mismo

la crueldad es tan grande y espantosa

que la cubrimos con palabras

que mienten, y juegos que fragmentan

la conciencia que anda rota,

 

la luz se apaga

choca repetitivamente

contra la polilla de la esperanza,

los políticos seguirán jugando

a sus cosas,

nosotros aplaudiéndoles,

y la injusticia escondiendo

mujeres bajo la tierra.